Fernando Durán de la Sierra

Este breve inventario está inspirado en el célebre Diccionario del diablo, del periodista y escritor norteamericano Ambrose Bierce, una obra publicada en fragmentos entre 1881 y 1906 en diversos periódicos de los Estados Unidos, y reunida al n en una primera edición en 1921. De corte satírico e irónico, la obra, con 998 entradas, le sirve al autor para reírse de la terquedad del mundo de las apariencias y el fariseísmo.

Cementerio.- Sustantivo. Zona de usos múltiples ubicada por lo general en el área amnésica de la mente. (2) Bodega de repuestos quiroprácticos, fisiológicos y de material médico. (3) Escenario cinematográfico para películas profanas. (4) Pernoctario de adolescentes (en noches de esta o bajo una apuesta.) (5) Sala de juegos y ocio para partidas de ouija y prácticas de necromancia. (6) Área de construcción y mampostería de tumbas, mausoleos, cenotafios, criptas, floreros, esculturas de seres fantásticos y residencias para gatos. (7) Jardín botánico de la mafia italiana…*.

Cínico.- Sustantivo y adjetivo. Hombre malsano cuya condición le aflige obligándolo a ver los hechos como son y no como se lo dicta el sentido vulgar, no confundir con sentido común. (2) Hombre que se expresa sin atender al egoísmo y melindrería de las clases sociales retrógradas. (3) Relativo a la filosofía cínica. *Véase: sincero.

Confesión.- Sustantivo. Acto y producto de decir al crédulo eso que a uno le conviene. (2) Verdad accidental que se muestra cuando el humano promedio habla olvidando las premisas de sus confesiones anteriores.

Espalda.- Sustantivo. Parte del cuerpo de un amigo o compañero el que uno tiene el privilegio de contemplar en la adversidad. (2) Superficie lisa, de color piel, que confunden las personas no gratas con la funda de un puñal. (3) Parte anatómica del gato que exige tacto cariñoso; antecede a la testera y precede a la cola, la cual levanta dicho animal para anunciar “que allí termina el gato”. (4) Parte del cuerpo incauto predilecta por los asaltantes para colocar su dedo índice y proceder con su o cio. (5) Materia prima en la profesión de masajista (se considera de primera calidad si llega desgastada y tensa).

Gato.- Sustantivo. Autómata indestructible e indiferente a la Segunda Ley de New- ton. Esta cualidad le ha calificado para la comprobación de experimentos científico- filosóficos como la de la Primer Ley de Murphy, en la que comparte el crédito con una rebanada de pan tostado. (2) Ser cuadrúpedo, megalómano y autoteísta; de naturaleza apática, astuta y soberbia. Induce al hombre a acariciarlo cuando su situación social es buena y a envidiarlo cuando es mala. (3) En México, el nombre de este simpático animal es dado por los habitantes hogareños a los ayudantes domésticos inhábiles, en un acto de autoidentificación subconsciente.

Racismo.– Sustantivo. Dícese del movimiento oscilatorio que manifiestan algunos cuerpos acéfalos entre las tangentes del recelo y la cobardía.

Solo.- Adjetivo y adverbio. Dícese del individuo que se encuentra en muy mala compañía. (2) Estado mental sugestivo provocado por el egoísmo; el desamor (a veces consecuencia de lo anterior, otras, la causa); el individualismo proclamado por las culturas juveniles contemporáneas; el estudio fútil y la aún más fútil práctica de cualquier doctrina, ciencia o arte; la cruel enfermedad de la ineptitud social; el sobre enfoque hacia una sola entidad, cosa o persona (a veces causa de, otras, la consecuencia); las siete libertades capitales: lujuria, pereza, ira, envidia, avaricia y orgullo; menos generalmente la gula, cuya libertad en verdad pueden darse unos pocos; en general, cualquier acto en el que se atienda primero el egoísmo propio antes que el ajeno. (3) Sobrevalorado concepto romántico y emotivo, protagonista de incalculables canciones, novelas, películas, pinturas y demás producciones vanas como la vida o los suicidios…

Tabaquismo.- Sustantivo. Doctrina política y económica cuyos partidarios optan por el gobierno de la planta del tabaco sobre sus propias decisiones civiles y monetarias. (2) Inspiración festiva que se celebra mediante el ritual de fumar una variante particular de lechugas genéticamente malformadas. (3) Vicio propagado por el propio fenómeno de perpetuación del género masculino. (4) Pompa propia de los sultanes del Imperio otomano para destacar su privilegio y aptitud de poder morir de manera más pronta y cómoda, a diferencia de los plebeyos. (5) Pompa propia de los burgueses del siglo XIX (copiada a los sultanes del Imperio otomano) para destacar su privilegio y aptitud de poder morir de manera más pronta y cómoda, a diferencia de los pobres….

Venganza.- Sustantivo. Monolito álgido sobre el que se sacrifica la bondad en ofrenda a la dignidad. (2) Ritual bienintencionado que se lleva a cabo para infractores del orden natural de la decencia. (3) Medicina de sabor acibarado para unos y dulce para otros. Los expertos recomiendan una cucharada grande a los enfermos y facinerosos sociales. (4) Platillo de enrevesado preparamiento. Exige como mínimo un lapso de cordura, dos de cólera, tres de arrepentimiento y cuatro de templanza. Se puede desayunar, almorzar, merendar o cenar, aunque algunas personas lo prefieren en pequeñas raciones.

Velorio.– Sustantivo. Ceremonia fútil y solemne, de larga duración, en la que se acude a dormir y comer en presencia de quien debiérase velar. (2) Finiquito social para quienes se convierten en occisos.

Share.

About Author

Deja un comentario