El día de ayer, 27 de agosto, se reportó el fallecimiento de Aniceto May Tun, escribano maya de 112 años de edad y única persona facultada para leer el libro A’ almaj T’aan, el libro sagrado de los mayas. Vivía en el poblado de X-Pichil en Carrillo Puerto, Quintana Roo. Cabe destacar que apenas hace dos días se registró el fallecimiento de Crescenciano Pat, descendiente de Jacinto Pat, insurgente de la Guerra de Castas.

Ambos hombres formaban parte de los abuelitos descendientes de los rebeldes de la Guerra Social Maya, que inició en 1847 y culminó en 1901. Además de ser escribano, don Aniceto era famoso por sus bellas hamacas tejidas de henequén. El abuelo enfermó en días recientes, presentando fiebre; vivía solo.

En entrevista para México Desconocido, Marcos Canté, director de la cooperativa turística Xyaat, nos contó que don Aniceto falleció cerca de las 12 horas. Sobre los abuelos, comentó:

“Se piensa que don Crescenciano Pat tenía más de 100 años, aunque no hay registro oficial de ello. Ambos fueron comandantes mayas. Lo más importante es que querían compartir sus raíces con los turistas. Fueron grandes personajes.”

En cuanto a la persona que va a suceder a don Aniceto en la custodia del libro Canté mencionó:

“Hay una persona que queda para sucederlo, ya está lista. Le toca la responsabilidad de llevar la actividad que hacía don Aniceto, que es leer la Biblia Maya, donde están escritas profecías y lo que decían nuestros ancestros. Por ejemplo, si había una señal de la Santa Cruz, él era el indicado para escribirlo.”

De acuerdo con los mayas de Carrillo Puerto, la Santa Cruz emite presagios sobre cuestiones climatológicas, sociales y políticas, que del mismo modo que la Biblia cristiana, coinciden con el comportamiento moral de la población.

“Puede ser cosas como que este año no va a ver maíz o que va a caer granizo. Inmediatamente se juntan rezadores, los capitanes y sargentos, para ver qué sucedió. El custodio descifra las señales y las escribe.”

Share.

About Author

Comments are closed.