Nicolás Durán de la Sierra

En estos últimos días, por el espacio cibernético, circuló con profusión una suerte de crónica escrita por Javier Baltse, secretario de Zoé Robledo, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social. En su breve texto, el autor da cuenta de los esfuerzos de tal institución por hacerse del personal médico necesario para hacer frente al rebrote epidémico del Covid 19 en el Valle de México.

El balance del apoyo de las delegaciones del IMSS en los estados alcanzó, hasta la redacción del texto, el medio millar de doctores, enfermeras e intendentes: refuerzos para frenar en el centro de México la peor escalada de la epidemia en el país. El relato tiene tonos bélicos, y los tiene porque se libra una guerra biológica que nos ha dejado casi 120 mil bajas, muchas del personal médico.

En Berlín, Londres y París se habla de sus esfuerzos por reducir los rebrotes epidémicos; Inglaterra informa del hallazgo de una nueva cepa del virus y el miedo alcanza a toda Europa y los países cierran fronteras. El futuro está en la aplicación masiva de las nuevas vacunas y van a ello sin distraerse en diferencias políticas. Saben que el enemigo es uno, es común, y hay que vencerlo.

Por desgracia, y para vergüenza propia, en México parte de la comunidad, la integrada por una derecha con voz en diversos medios informativos, se ha dedicado a sabotear los afanes del país para acabar con esta plaga. Utilizan a la calumnia y la mentira como armas para, en medio de la emergencia, intentar desestabilizar al nuevo gobierno; su bajeza se inscribe en lo patológico.

Pudiera parecer exagerado; no lo es. Se trata de un clan que, por revivir el pasado modelo de gobierno, el que les hizo millonarios, no les importaría que el país se llenase de tumbas. Para difamar y mentir invocan la libertad de expresión como si esta fuera una patente de corso. Son pocos, sí, pero lesionan a una comunidad temerosa de los embates de una epidemia, para muchos, abstracta.

La emotiva crónica, virtual trinchera contra la desanimo generado por muchos medios -la opinión pública difiere hoy de la opinión publicada-; en este parapeto es puntal la confianza del Seguro Social de enfrentar con éxito la escalada de la enfermedad. “Decir que hay esperanza no es eslogan”, apunta Javier Baltse, y remata: “Ya vienen los refuerzos y son los mejores”. México saldrá adelante.

Share.

About Author

Comments are closed.