Por: Nicolás Durán de la Sierra.
Como prefacio a la miga de la columna, esto es a la parte donde van sesudas glosas sobre asuntos críticos unos y baladís otros, que son los más sabrosos, se hacen algunas advertencias. Una es que en las voces sajonas antes dichas, que aluden a la KC & the Sunshine Band, grupo funk del Miami de los 70s, incluyen a doña Kate del Castillo y a don Sean Peen, notables periodistas que, por espacio, no alcanzaron a llegar al encabezado.
      Asimismo, se hace notar que esta es casi la última entrega de la serie “proyectos para el 2016…” pues, primero, El Escriba ya se aburrió y luego porque el uso del plural es incorrecto ya que se trata de uno: que El Minotauro planea escabecharse a la chef mexicana doña Elena Reygadas, lo que está por verse; la cocinera metáfora está bien utilizada en tanto que se trata de una seducción con sal, pimienta y otras especias.
      No es que se dude de la capacidad de seducción del Ícono del Egeo, pues ha dado sobradas muestras de su talento, sino que se dijo ‘está por verse’ como sutil invitación a la salacidad. ¿Qué gracia tendría de no ser así? Dado que la saga irá ahora por rumbos de la Ciudad de México, para los curiosos se avisa que la chef oficia en el Restaurante Rosetta, sita en la colonia Roma, pero se pide reserva; basta con una mirada de soslayo.
      (No hace mucho, allá en Venecia, sucedió que una turba de curiosos, cámara al ristre cual japoneses hidrófobos, con sus flashes aturdieron a Gwyneth Paltrow luego de enterarse de que la diva estaba a la espera de una tórrida noche de amor con el Héroe. La pobre sufrió un patatús cuando supo que el acoso no era motivado por su dramaturgia, sino por su cita con el de Creta. Por esto es que se pide discreción).
      Dicho lo anterior y antes de explicar por qué el Héroe hubo de aplazar por una semana su anunciado viaje a la Ciudad de México, se ha de dar nota del análisis enviado a Creta por Teseo en torno al sainete que produjo la recaptura del Chapo. El mucamo está en la capital mexicana como “adelantado”, un modismo puesto en moda por Francisco de Montejo, allá por 1545, antes de saquear en Yucatán. Saludos a Ivonne Ortega.
      El envío de Teseo es inusual por certero: “si bien se trata ya de un tema manido –dice el análisis- respecto de la detención del criminal o, mejor, de su recaptura, hay un matiz que no se ha tasado con hondura, que es que el mismo día de los hechos la revista Rolling Stone haya publicado una larga entrevista con el delincuente firmada por los actores Kate del Castillo y Sean Penn, ahora en el papel de audaces reporteros.
      “No fueron los grandes diarios como el Washington Post o el New York Times los que dieron pauta, sino que fue un magazín especializado en música y “cultura popular” el que publicó la exclusiva; una revista de segundo nivel fue la que deslució la campaña de prensa impulsada en Los Pinos para tratar de dar una imagen triunfalista al presidente Enrique Peña Nieto. De poco le sirvieron las tres horas que paso ocupándose del tema.
      “Esto, claro, no es accidental, sino parte de una amplia y añeja campaña de desprestigio armada en Estados Unidos para disminuir, aún más, la fortaleza al gobierno mexicano; aún más pues, por desgracia, es el propio gobierno el que insiste en su desprestigio. La frase presidencial “misión cumplida” debió ser sustituida por la de “error corregido”, como comentara Denise Maerker en su columna en el periódico El Universal.
      “Sobra decir que la pirotecnia respecto de la recaptura del pillo, la que tuvo hasta contradicciones obvias, fue el fallido intento oficial por tender una cortina de humo que disimulase, por lo menos en el espectro televisivo, los temas que interesan al país, como la caída del peso, la baja de los precios petroleros y, para no dejar, la escalada de violencia del narcotráfico en todo el país, que el de Sinaloa no es el único cártel temible”.
      Sin duda el lector asiduo debe estar tan sorprendido como El Escriba respecto de lo atinado del análisis del tontorrón, pero con todo, el mensaje que enviara a la mayor isla del Egeo hizo que Ariadna revalorara el talento de su asistente. “¡Pardiez, que si no es un plagio, al paleto le ha mejorado el seso…! Exclamó la Dama, que a la sazón estaba leyendo la versión española de Los Pardaillan, saga de capa y espada del galo Michel de Zévaco.
      Claro está que ninguno de los personajes de la colección de novelas –unas cuarenta- pudo haber dicho “pardiez”, que es voz andaluza para decir “por Dios”, pero Ariadna estaba leyendo la versión hispana. Por cierto, por el franquismo, el galán Jean Pardaillan aparece casi capón, aunque en el original era el gran garañón que hacía “tocar el cielo” a la cándida y cachonda Luisa de Montmorency, que ambas cosas bien pueden ir juntas.
      El Escriba tiene una prima lejana que, a su vez, tiene una lejana amiga que además de liviana, es idiota, cual evidencian los hijos que tiene con diferente padre; en sus lances, todos le dijeron que era su ‘mujer definitiva’. Uno de ellos, un metafísico apodado ‘el gato’, le juró que era la mujer de sus siete vidas… Pero volvamos al tema medular, que es el del atinado mensaje enviado por Teseo a Creta, que es el que nos concierne.
      Más bien, volvamos a la relatoría de las andanzas del Héroe, quien aplazara su viaje por una razón de peso: está leyendo la nueva entrega de la Gaceta del Pensamiento y eso demanda tiempo, pues un buen vino no se lee de un solo “jalón”, como se dice en México. En realidad cada cual bebe vino como le da la gana, pero la frase es lucidora. Hay safios que dicen que les gusta el clericot, que es vino mezclado con frutas. Ajá.
      El caso es que el glande del Egeo, perdón, el grande de ese mar, está de fiesta disfrutando con la prestigiada revista, en la que se presenta una entrevista con Jorge Polanco Zapata, quien, como candidato independiente, busca la gubernatura del Estado de Quintana Roo en el proceso electoral que habrá de culminar en junio de este año. Su honorable trayecto político, que incluye al Senado de la República, es su mejor carta.
        En charla con Flor Tapia, el veterano luchador social que demandara recién la autonomía de las universidades estatales  –tabú para la tímida burocracia local- habla de la corrupción que ahoga al país y al propio estado, de las fallidas reformas federales, desde la educativa hasta la energética, y de la urgente necesidad de la participación de la sociedad. “No hay pueblo que merezca el gobierno que tenemos”, dice.
      Ya en el tema, también está la destacada pluma de Miguel Borge Martin, intelectual de prestigio que, en sus ‘Aforismos’, habla de lo que debiera ser la política: “la tarea más sublime del ser humano” en tanto que se finca en el servicio social. Pricila Sosa y Francisco Pinzón, una desde el ámbito académico y el otro con tono ciudadano, dan remate a la voz de la comunidad, la que, a fin de cuentas, debiera ser la voz política.
      La poesía tiene en esta edición un relieve inusual. David Becerra, del diario El Confidencial, nos asoma a la raíz poética de la yihad islámica. No se trata, no, una apología del terror; sí, en cambio, de un atisbo a un mundo poco conocido para los de Occidente, pero latente en nuestro día a día. En la otra cara de las letras están Norma Quintana con su filigrana sobre Carilda Oliver y el poeta Antonio Daganzo, con su Juventud todavía.
      Macarena Huicochea, quien acaba de presentar un libro en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, uno de los encuentros literarios más importantes del mundo, presenta el texto El misterio del laberinto, del que aquí se tiene memoria, en tanto que en la plástica tenemos la pintura de Dhante Loyola y la fotografía de Andrea Alanís, cancunense que invita a contemplar la vida marina de la lejana Patagonia.
      Juan José Morales, con su visión de divulgador científico, diserta en la revista sobre los beneficios del uso de la energía nuclear y, dentro de la serie de los Cuadernos de la Gaceta, nos brinda su nuevo libro La naturaleza y los mayas una amena y bien documentada y visión de cómo percibía este pueblo a la naturaleza y de cuan amplios eran sus conocimientos del medio ambiente de la Península de Yucatán
      Así pues… Y aquí acaba la columna porque las dos planas que le da el editor no son de plástico y no se pueden extender, so pena de que de disminuya el puntaje y, entonces, no la lean los “cansados de la vista”, como dicen los optometristas, pues los oftalmólogos son otros. El Escriba supo de un proctólogo al que le decían que… pero basta, de malos olores y vámonos al sacrosanto: Continuará.
Share.

About Author

Deja un comentario