Como uno de los retos más relevantes de su carrera profesional ha calificado el profesor e historiador de arte, Samuel Quiroga Soto, su arribo a la UdeC para asumir sus funciones como el nuevo curador de la Pinacoteca.

El Dr. Quiroga se integró al equipo de la Casa del Arte a comienzos de julio y, desde entonces, ha estado delineando su trabajo a cargo del centro cultural que posee una de las colecciones de pintura chilena más completas del país, con más de mil 800 obras.

Ser curador de la Pinacoteca es un sueño maravilloso, porque acá hay una colección muy valiosa; es una de las más importantes del país y las posibilidades de gestionarla e investigarla son múltiples”, señala.

Además, considera que hay un factor importante a considerar en sus funciones:  “aquí hay una comunidad que está pendiente de lo que se haga, porque éste es un espacio que ocupa un lugar principal en las artes visuales a nivel nacional; hay una colección valiosa que hay que gestionar y eso representa un desafío grande en términos de levantar curatorías dentro de la Pinacoteca y fuera de ella a nivel local, regional, nacional y también internacional”.

La llegada del nuevo curador se produce en un momento que -reconoce-  deja poco espacio para propuestas propias, puesto que gran parte de la programación de la Pinacoteca ya está definida, incluyendo muestras comprometidas desde antes de la pandemia y que fueron aplazadas debido a la contingencia sanitaria.

“Por eso tenemos la agenda bastante apretada”, explica el especialista que ya tiene en marcha una de sus primeras acciones curatoriales dentro de la Casa del Arte, que implicará cambios en la exhibición permanente de la Sala Tole Peralta que concentra obras que van del período de la Colonia hasta el siglo XIX.

La transformación es propiciada por una solicitud de préstamo desde el Centro Cultural La Moneda.

“Van a salir varias obras y eso nos da pie para pensar en una curatoría que vamos a levantar como equipo de la Pinacoteca, no va a ser una propuesta propiamente del curador”, dice el especialista, para quien esta primera intervención representa una oportunidad para adentrarse en las formas de hacer en la Pinacoteca.

“Hay una serie de protocolos y de información que recién estoy conociendo; cómo se manejan las cosas: el montaje, la iluminación, etc., en ese sentido me interesa mucho trabajar con el equipo”.

La idea, adelanta, es representar un panorama de las artes visuales en Chile, ampliando la cobertura temporal, para lo cual se incluirán referentes actuales así como la perspectiva de género, con equidad entre artistas hombres y mujeres.

“Consideramos que en esta curatoría deben estar las y los representantes que tenemos la colección, pero además ampliar las disciplinas. Ahora hay solo pintura; queremos agregar escultura, grabado, acuarela, así como los diversos géneros artísticos: bodegón, naturaleza muerta, retrato, autorretrato. Eso da una perspectiva más amplia del panorama de las artes visuales en Chile a partir de lo que hay en la colección”, puntualiza el experto, adelantando que la remozada exposición podría ser inaugurada en septiembre.

En este corto período en el cargo, ha estado también en el cierre de las gestiones para la muestra de grabados de Rafael Ampuero, pertenecientes a los fondos de la Pinacoteca, que se presenta este mes en la Casa de la Cultura de Coronel, con motivo del aniversario de la comuna.

A partir de estas acciones, el curador resalta que la circulación de las obras de la colección es un elemento que contribuye a las tareas de difusión de la Casa del Arte.

Un mes lleva en el cargo el profesor de Artes Plásticas y doctor en Historia del Arte.

Nos interesa hacer extensión y eso también se hace con el préstamo de obras. Cada vez que se presta una obra y participa en una exposición, hay otro público que la ve; hay un catálogo y una difusión de esa obra y de la colección a la que pertenece”, acota.

En ese sentido, pone de relieve la colaboración con el Centro Cultural La Moneda.  “Nos parece que es un muy buen escenario para mostrarnos”, asevera.

Investigación

Junto con  propuestas curatoriales para el futuro, Quiroga proyecta impulsar un congreso, que se lleve a cabo cada dos años, con participación de académicos de la UdeC e invitados nacionales y extranjeros, en torno a las artes visuales en general y el patrimonio plástico de la UdeC en particular. 

“Sería un gran logro, porque nos permitiría visibilizar más nuestra colección y también producir discusión e investigación, posiblemente, respecto a ésta”, dijo.

Y desde su faceta de investigador, visualiza varias alternativas de desarrollo, partiendo por estudios en torno a la Generación del 13, con miras a una curatoría que vaya fuera del país.

“Ese es un desafío que se me ha planteado y hay toda una línea de investigación en torno a los grabados. Es importante investigar todo ese conjunto, porque esta es una región de grabadores, entonces investigar la obra en sí nos permite hacer vinculaciones, por ejemplo, con la historia local”, señala.

También destaca el potencial que tiene desde la perspectiva investigativa la presencia femenina en las colecciones, donde -dice- ha contabilizado al menos 80 artistas. “Sería bonito empezar investigando a estas artistas, haciendo una biografía crítica de ellas como para empezar y luego ver que líneas de trabajo se pueden en torno a  mujeres”, comenta.

“Me interesa investigar y armar equipos de investigación, invitar a gente de acá de la casa, por ejemplo del Departamento de Arte y otros académicos de la Universidad afines a este trabajo; pero también a nivel local, regional, nacional y por qué no a nivel internacional”, proyecta el académico.

Positiva recepción

El nuevo curador señala que su incorporación a la UdeC ha sido una experiencia “casi mágica”, aludiendo a la buena recepción que ha tenido del equipo de la Casa del Arte.

“Tuve la suerte, además, de participar en las jornadas de la Vicerrectoría de Relaciones Institucionales y  Vinculación con el Medio y compartir con algunas personas en esa instancia que para mí fue como un proceso de inducción a la Universidad y eso también ha sido importante para saber cómo funciona. Si bien todas las universidades tienen más o menos una misma orgánica, también tienen sus particularidades y eso me ha permitido empezar a mirar esas particularidades, porque la UdeC no es cualquier universidad, es un icono dentro de las universidades del país y tiene toda una historia”.

Con una trayectoria por construir dentro de la UdeC, el profesional manifiesta estar satisfecho con su decisión de haber postulado al cargo y por lo que ha resultado. “Tuve la suerte de haber sido elegido y estoy feliz aquí”, aseveró.

El centro universitario cuenta con una de las colecciones de pintura chilena más completas del país.

Samuel Quiroga es profesor de Artes Plásticas, especialista en didáctica de las artes visuales, y doctor en Historia y Teorías del Arte; fue director de Arte y Cultura del Pabellón Araucanía y ha impartido docencia en las universidades Uncif, Católica de Temuco y Católica el Maule.

Dentro de su trabajo curatorial destacan sus trabajos con el Museo O’higginiano y de Bellas Artes de Talca (Mobat), al que asesoró en la nueva museografía tras la reconstrucción post terremoto; con el Museo Santa Rosa de Apoquindo, donde actuó como curador de la muestra Antonio Smith, el primer rebelde; siendo además responsable del texto museográfico y del catálogo del centro, y con distintos colectivos de artistas.

Con información de noticias.udec.cl

Share.

About Author

Comments are closed.